domingo, 1 de enero de 2012

Capítulo 1

-Sam, levántate de una vez ,que ya es de día! –Dijo me hermano Erik destapándome.-
-Qué haces ...?-Miré hacia mi reloj <<joder>>eran las seis de la madrugada! Si no espabilaba llegaría tarde! a pesar de saber lo justa que iba ,pasé un poco y inconscientemente los párpados se me cerraron solos y de tal sueño  no pude  casi ni vocalizar correctamente las palabras.-  ¿no tienes cosa mejor que hacer  que venir a mi habitación a tocar las narices? Tú tranquilo yo ya me espabilaré...? -Me tapé con el edredón de nuevo , esperando que aquel pequeño diablillo se marchase de mi cuarto , pero no fue así.-
-Sam...!-Dijo Erik en tono quejambroso y me volvió a destapar.-
-Joder...-Susurré.  Cerré los ojos de nuevo intentando conciliar el sueño, cosa que no podría hacer si el plasta de mi hermano no se iba de la habitación .Entonces , yo seguía siendo consciente de que llegaba tarde a la Uni.-
-Pero Sam!- Repitió mi nombre a gritos mientras me sacudía fuerte-Yo quiero jugar a fútbol!
-¿Que a caso me ves cara de “Leo Messi”?  -Le dije entre burlas-
-¿Y tu me ves cara de inútil? -dijo con el ceño fruncido.-
-No voy a discutir ni un segundo más, si quieres jugar a pelota juega con el perro !-Aquello debía de ser una pesadilla . Parecía mentira  , pero  yo tenia 16 años, dentro de poco 17. Y es que  no estaba  por jugar a fútbol, o por hacer puzles de “Spiderman” y de “Bob esponja”. Yo ya era adolescente y  prefería comprarme  muchísima ropa o dar mis clases particulares de Piano.
-¿Con Jaki?- Sorprendido de mi respuesta, Erik miró  por la ventana-  ¡Pero si aún está durmiendo!
-¿Quieres otra opción ?- dije entre risas dormidas-
-No la digas, que esta me la se.- frunció el ceño  y comenzó a dar vueltas por la habitación- ¿¡ quieres que juegue con la pared!?- dijo al fin. Nunca me llegué a imaginar lo listo podía llegar a ser mi hermano.
-Muy bien!  -exclamé sin ganas-   Ahora, mejor déjate de jueguecitos y...¿ qué tal si haces el desayuno? -Le dije haciendo pucheritos.-Yo enseguida bajo .
-Pero... –Le miré con cara de pena .-de acuerdo, pero  vístete rápido- << Quizás se crea responsable...>> dije  para mis adentros. Esa frase me dibujó una reluciente  sonrisa en la cara.-                       - ¿De qué te ríes?-dijo Erik con una extraña  mueca en su cara de crio.-                                                                        
 -Paranoias mías...-Erik me sonrió alegremente sin comprender demasiado mis  repentinos y diferentes cambios de humor y cerró la puerta de mi habitación.<<aleluya>>pensé.
Soy Sam Klinnd, tengo 16 años, vivo en California con mi hermano Erik, mi padre Taylor y mi madre Susan. Yo siempre he creído que mi vida no tiene nada en especial. Alexis , mi mejor amigo vive a 3.000 kilómetros de distancia de mi casa .Nos conocimos a los 3 años y era mi vecino. Desde nuestra mudanza no he vuelto a verlo, no tiene ni correo electrónico ni <<messenger>> ni <<facebook>>, así que no he podido hablar con él. Tampoco me coge el teléfono.
En el nuevo instituto no he conseguido tener  amigos. Me paso los días totalmente sola y por eso cada dio me parece mas monótono al anterior, cosa humillante y agotadora
Mientras me vestía, no podía parar de pensar en los ojos rojos de mi sueño, y me hacia preguntas como<<¿Quien era aquel chico?>> <<Por qué tenia los ojos de semejante color?>>,<<Qué quería de mi?>>.De golpe me despreocupé de todas aquellas preguntas pensando en la típica frase  de;<<Total, es solo un sueño>>.
-Sam, espabila que llegarás tarde !-Dijo mamá desde la cocina , interrumpiendo mis pensamientos.-
-Enseguida bajo!-Cogí mi maleta y bajé las escaleras a trote-Buenos días ,mamá  - La besé en la mejilla y sonreí con pocas ganas-
-Buenos días cielo, aquí tienes tu desayuno- Me dio una bolsa con un bocadillo y un zumo de piña. ( Aunque la verdad es que a la hora del almuerzo siempre voy a la cafetería y me pido un café y un “donnut”)   .-espero que te guste, es de jamón dulce.-   Me dijo las cuatro ultimas palabras en voz algo más baja y en la oreja, como si se tratase de un secreto .Eso sí ,con una ancha sonrisa en su rostro. Tenia que pensar que  nadie le había enseñado a cómo ser madre, y ni mucho menos, me quejo de su manera de ser, pero es que ya soy adolescente y voy a la universidad, no a primaria.-
-Em...-<<Ten cuidado con lo que dices Sam...>> me dije a mi misma intentando no cagarla demasiado – Pues ...emm... Qué rico... A mi me encanta el jamón dulce...-<<Mierda, ya la he cagado...>>pensé.
-¡Perfecto!- dijo mamá -Si tanto te gusta cada día te podré lo mismo ,¡la gente de tu universidad te envidiará!-Dijo mama nuevamente con una ancha sonrisa en la cara.-
-...claro.-¿Pero es que en esta casa no había nadie con un mínimo de inteligencia?-En fin , yo me voy que llegaré tarde- En realidad no me importaba llegar tarde, lo que quería era irme de aquella casa de locos cuanto antes mejor .-Adiós-dije al fin-
-Adiós Sam!-dijeron  mamá y Erik casi a coro, mientras mamá agitaba la mano con fuerza- Salí a la calle y me dirigí hacia el instituto. Estaba empezando un largo día para mí , aunque yo no lo supiera.

1 comentario: